Latest Movie :

Noticia!!! Ya tenemos el primer capitulo de Elixir (Covenant#3.5) en Español

Por fin tenemos el primer capitulo de este libro, si quieren leer mas, tendran que registrarse en el foro:

Elixir
Capitulo 1
Parte 1

Traducido por Joss

ALEX apretaba las barras de titanio perfeccionadas por Hefesto y Apolo, sus ojos de color ámbar ardiendo con odio. Pero esos ojos... ellos no pertenecían a Alex. Los ojos de Alex eran cálidos y marrones como el buen whisky. Me aprendí de memoria sus ojos la primera vez que los vi en ese almacén en Atlanta. Esta era una criatura totalmente diferente.
Cuando la habíamos mudado a la casa de seguridad profunda en Apple River, Illinois casi la perdíamos. Ninguno de nosotros, incluyéndome a mí, habíamos estado conscientes de su poder. Si Apolo no hubiera estafado a Hefesto, el único dios que podía construir algo que pudiera soportar el Apollyon seria Alex, que no habría sido capaz de controlarla.
—Si no me dejas salir de aquí, voy a arrancar las costillas de tu hermano y los usare como una corona.
Yo no mostré ninguna emoción. Tal vez me había acostumbrado a las intimidaciones en el último par de días. Amenazar con matar era uno de los favoritos de Alex. Se aburriría muy pronto. No fue así al principio. Había estado... casi normal, excepto por sus ojos de color ámbar. Había hablado y sonaba como Alex. Bromas agrietadas como Alex. Se sostenía como Alex. Y ella razonaba como Alex. Ella apretó las barras de titanio. Cada barra se había encerrado con una red de cadena de enlace inquebrantable que Hefesto había usado con Afrodita una vez vez. Ni siquiera el Apollyon podría romper a través de él.
Por encima de ella, varias marcas habían sido talladas en el cemento, la neutralización de la mayor parte de su recién descubierta capacidad—sin detenerse totalmente, pero lo suficiente para que ella no fuera un peligro para sí misma o para otros.
Por ahora.
Mi sangre hervía al recordar ¿qué pasó después de que había despertado?. Había conectado con el primer Seth y no había duda en la mente de nadie de que había renunciado a su ubicación. Habia entendido completamente que tenía que ser trasladada y rápidamente, pero yo no estaba de acuerdo con lo que Apollo había hecho.
Él la había golpeada. Y yo le pegué.
Todavía estaba sorprendido de que yo estuviera vivo.
—¿Sabes lo que va a sentir cuando estás de pie allí y veas lo que hare? —se burló—. Al igual que tú estuviste allí y viste a mis padres sacrificarse por los Daimons, pero esto va a ser mucho, mucho más dulce.
Crucé los brazos.
Exhalo lentamente, bajó la cabeza y parpadeó para contener las lágrimas —Por favor. Aiden por favor déjame salir de aquí. 
Cerré los ojos. Un músculo se contrajo a lo largo de mi mandíbula. Esta... esta táctica era la más difícil.
—¿Por qué me tratas así? No me siento bien. Me duele. ¿Por qué dejaste que me doliera tanto? 
Mis ojos se abrieron de golpe. Cada músculo de mi cuerpo se puso rígido. Las lágrimas rodaron por sus mejillas, y por un momento, sólo un momento, me olvidé de que en realidad no era Alex allí, rogando y suplicándome.
—Pensé que me querías.
Me moví tan rápido que la sobresaltó. Mis manos se dispararon a través de los barrotes, juntando los lados de su cara. Mi frente apretada contra el frío y mis labios en los de ella. El beso fue duro y rápido. Enojado. Desesperado. Ella se quedó inmóvil, sin saber cómo responder. Varias veces en las últimas cuarenta y ocho horas, había sido la única forma de hacerla callar.
Me aparté, soltándola —Porque te quiero, no te voy a soltar.
La frustración salió de ella y amenazó con romper la piel de mis huesos. La mirada llorosa se había ido en un instante. Alex gritó y se arrojó a la parte posterior de la celda. A tres metros de distancia de las barras, se apoyó contra la pared con la espalda inclinada —No puedes tenerme para siempre.
—Puedo intentarlo.
—Él viene por mí.
—Él nunca te encontrara— le dije, sentándome en la silla metálica colocada antes de la celda. Me aseguré de que tenía todo lo que necesitaba allí, un pequeño cuarto de baño en la habitación, una cama que se había destruido y había sido despojado a sólo un colchón y ropa.
Alex se echó a reír, empujando la pared —No lo puedes tomar.
Mi mirada se posó en el plato intacto de la comida por la puerta de barrotes —Come, Alex. Tienes que comer.
—Nunca serás el. 
Me froté el crecimiento de vello en la cara por mi mandíbula mientras le acercaba lentamente el plato de comida, y esperanza creció dentro de mí. No había comido en los cuatro días desde que se había despertado. No tenía idea de cómo ella seguía caminando. Cogiendo el plato de comida, ella retrocedió.
—¿Vas a comerte la comida esta vez?— Le pregunté con cansancio.
Alex sonrió y luego arrojó el plato directamente hacia donde yo estaba. Plastico se estrelló contra el titanio ruidosamente en el suelo. Los pedazos de comida, tal vez patatas y algún tipo de carne, lo arrojo a través de los barrotes, salpicando mi pecho y mi mejilla. Habíamos dejado de darle platos de cerámica después de que ella había tratado de convertir los fragmentos rotos en armas.
La paciencia se me acababa poco a poco, me quite los pedazos de comida de encima —¿Eso te hace sentir mejor, Alex?
Ella hizo un mohín —En realidad no —entonces ella empezó a caminar, sus líquidos movimientos eran fascinantes a pesar del hecho de que había arrojado su cena en mí otra vez—. No puedo aceptar esto por más tiempo. ¡Déjame salir, ayúdame o te destruiré!
Negué con la cabeza —Alex, tienes que estar ahí. Te conozco. Mi corazón no podría latir si te fueras.
Se dejó caer sobre el colchón, gruñó —¡Dios!, ¿No es eso dulce? Mi corazón está todo agitado.
—Ahí está— Me levanté y agarré las barras, lo que reflejaba sus acciones anteriores —Me preguntaba cuánto tiempo se necesitaría para traerlo. ¿Mi amor por ella te molesta, Seth? 
Ella se puso de lado, con las cejas alzadas y se pellizcó la cara pálida —Seth no está aquí, estúpido pura—sangre.
—Duele cuando está conectado a ti, ¿no es así?
—No está aquí— gritó, con la voz quebrada.
Sabía que estaba mintiendo —Él está allí —me apoyé en las barras—. Lo puedo ver en tus ojos.
Alex se curvo, metiendo las rodillas contra el pecho. Un escalofrío rodó a través de ella. Yo sabía lo que estaba haciendo, retrocediendo dentro de sí misma, llegando a Seth, al contacto con él.
—Alex— dije.
Sus manos se cerraron en puños mientras levantaba la cabeza —Vete.
Mis ojos se encontraron con los suyos —Nunca.
—Te odio— dijo entre dientes, y ella sonaba como si lo dijera en serio —¡Te odio!
—Eso no es cierto. Alex me ama.
Ella puso los ojos en blanco —Soy Alex, idiota. Y yo no te quiero. Te necesi…
—Tú necesitas a Seth —fuego rompió a través de mí cuando yo agarré las barras hasta que mis nudillos me dolían. En el fondo, sabía que no era sólo Seth el que la obligaba a comportarse de esta manera. Sí, algo de lo que dijo era de Seth, pero la necesidad de su conducción a travez de ella. La necesidad de estar cerca del primero era una cosa tangible potente y real.
Podía saborearlo.
Recordé lo que el oráculo le había hablado durante el verano. Una parte de mí no había comprendido entonces, pero lo hacía ahora. Necesidad la estaba destruyendo a ella, me destruía.
—La necesidad no es amor, Alex.
Antes de que Alex pudiera responder, la puerta se abrió —¡Oh!— Ella desplegó sus piernas y se llevó las manos al rostro— ¿Más visitantes para mí? Estoy tan malditamente de suerte. Estoy cansada de ver su rostro.
Marcus, el tío castizo de Alex, me miró —Veo que está de buen humor.
Solté un bufido.
Ella se puso de pie, tambaleándose poco natural en el extremo derecho. El colchón, el último elemento que quedaba en la habitación, flotaba a varios metros del suelo. Quitamos todo lo demás. Todo era fácil para ella. Parecía que sólo iba a hacerlo. Y dios, a ella le encantaba hacerlo.
Marcus y yo nos miramos, morbosamente fascinados con la pantalla. Era más fuerte que ayer, lo que significaba la magia protectora se estaba disipando. Hefesto tenía que hacer otra visita y pronto.
—¿Y dónde estamos?— Empujó esas palabras, alimentándose con energía.
Di un paso atrás mientras sus palabras ondulaban a través de mí, respiraba dentro de mí. Obligándome a romper el contacto visual con Alex, me volví a Marcus. Sus ojos estaban vidriosos y vacíos. Estaba a unos segundos de derramar nuestra ubicación. Puse mi mano sobre el hombro de Marcus.
Él parpadeó, y luego juró —¿Soy yo o es que cada vez mejor en eso?
Alex se rió, y sonó fuera, me recordaba a ese chico poco espeluznante en Pet Sematary. El corría por ahí matando a la gente con un bisturí.
—Yo creo que sí. Se podría pensar que estaría más débil, ya que no ha comido ni una maldita cosa— Vi que retrocedía al colchón. Se detuvo y miró por encima del hombro a nosotros. Sus ojos se estrecharon, y yo no podía esperar para saber lo que era hasta ahora—. De todos modos, hay que asegurarse de que nadie venga a acá.
Marcus asintió. La casa era otra propiedad del padre Solos , pero éste tenía más tráfico Sentinel. Algunos se detuvieron durante el viaje a realizar tareas nuevas, aunque tuvimos que mantener la puerta del sótano sellada cuando los extraños se encontraban en la casa, que era a menudo. El lugar estaba animado con los acontecimientos más recientes. Muchos se estaban moviendo desde el oeste, en dirección ya sea hacia lo que quedaba de la isla de la Deidad o al Pacto de Nueva York.
—¿Marcus? —Alex nos miró—. ¿Sí, Alexandria?
Un lado de sus labios se levantó mientras su mirada se deslizaba a la mía —¿Te molesta que Aiden y yo hayamos estado ... ¿cómo decirlo? ¿Que él me haya visto desnuda, varias veces?

El foro esta recien salido del horno   y necesitamos mucha ayuda, el link es:
Puedes ser lo que quieras, desde traductor a escritor!
Animate!!!

Share this article :

+ comentarios + 1 comentarios

27 de diciembre de 2013, 14:23

Toda la saga merece la pena, pero este libro es especialmente bueno, se ve la lucha de Alex entre lo que otros quieren que sea y lo que ella es, aunque durante un tiempo lo olvide. Muy recomendable!

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. Dream Of Glass - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger