Latest Movie :

Apollyon (Covenant # 4 ) - Capitulo 2

Aqui les dejo el segundo capitulo traducido

Capitulo 2


Traducido por Jess


Tiempo después. No sabía si era de noche o de día, o cuánto tiempo había dormido, estaba sola. Aiden no estaba sentado en la silla mirándome. Seth no estaba en el otro extremo del lazo color ámbar. Eso era un lujo.

Mis pensamientos estaban claros ahora.

Me levanté y caminé hacia las barras. Parecían normales, plata, titanio, pero era la malla fina que le circulaba  el problema.

La cadena de Hefesto1 era una verdadera perra.

Tomando una respiración profunda, agarré los barrotes y apreté. Un destello de luz azul llego hasta encima de las barras, ondeando a lo largo del techo y sobre la marca como humo lleno de brillo.

Maldita sea, murmuré, retrocediendo.

Traté de llamar a Akasha. Nada se movió dentro de mí, ni siquiera un destello. Levantando la mano, opte por algo más pequeño. Bueno, pequeño para mí.

Llamé al fuego.

yyyyyyy... no había nada.

Cuando había despertado, el poder que había estallado libre, inundando mis venas, uno tan alto que podía tirar el techo. Tengo el éter que los daimons anhelan. Había tenido sólo una muestra de ello. Y no lo había sentido desde que Apolo me había golpeado con su maldito perno de Dios.

Imbécil.

Él también estaba en mi lista de cosas por matar.

Fui al baño y me limpie. Recién duchada y vestida, volví a poner a prueba las barras. La brillante luz azul era algo bonito. Por lo menos era algo para mirar.

Suspiré, a punto de poner mi cabeza a través de la pared. Busqué a Seth a través del vínculo, todavía estaba desaparecido. Podría llamarlo y él respondería, pero estaba segura de que estaba ocupado tratando de liberarme. Con nada más que hacer, volví a probar la sección de las barras.

Horas mas tarde, se abrió una puerta de arriba. Había voces. Uno de ellos era de Aiden, pero el otro...

––¿Luke?–– Dije en voz alta.

––Dejále––, fue la dura respuesta de Aiden.

La puerta se cerró, y un conjunto de pasos pesados ​​bajó las escaleras. Lo juro por los dioses, el sonido que salió de mi garganta era un gruñido animal.

Aiden apareció a la vista, con un plato de plástico con huevos y tocino. Una ceja se arqueó. ––¿De verdad crees que voy a permitir un mestizo cerca de ti?––

––Una chica puede tener esperanza––. Los mestizos eran más susceptibles a compulsiones, y ahora uno lleno de esteroides.

Sostuvo el plato a través del espacio entre los barrotes. La última vez que había hecho la cosa de no-comer algo, no había funcionado. Casi muero de hambre y terminé en el Elixir a causa de ello. La comida era mi amiga en esta ocasión.

Cogí el plato.

La mano vacía de Aiden serpenteó y se envolvio alrededor de mi brazo. Su mano era tan grande que se tragó mi muñeca. No dijo nada, pero sus ojos nube tormentosa querían que hiciera algo. ¿Qué? ¿Recordar que estábamos juntos? ¿Recordar lo mucho que había consumido mis pensamientos? ¿Cómo me dolía no estar con él? ¿Quería que recordara cómo fue cuando me habló acerca de la noche cuando los Daimons atacaron y masacraron a su familia? ¿Y lo que se siente estar en sus brazos, ser amada por él?

Me acuerdo de todas esas cosas en detalle.

Pero las emociones que pertenecieron a esos eventos y recuerdos no estaban allí. Fueron separados completamente. Se habian ido con el capricho del pasado... Aiden era mi pasado.


 No. No. No. Esa pequeña voz estaba de vuelta. Aiden es el futuro.

Por alguna razón pensé en ese maldito oráculo — La Abuela Piperi.

Saber la diferencia entre la necesidad y el amor, había dicho. No hubo ninguna diferencia. ¿No podría haber tratado de decir sobre cómo salir de estos barrotes?


 Aiden me soltó, con los ojos tan fuertes como los muros de cemento. Retrocedió mientras yo llevaba mi comida para el colchón. Sorprendentemente, me dejó comer en silencio.
Después, no tanto.

Hoy Aiden quería hablar de nuestra primera sesión de entrenamiento y lo mucho que al parecer lo había molestado y sacado la mierda de él, porque yo no había dejado de hablar. Cuando llegó a la parte en la que imitaba su voz, empecé a sonreír. Él había estado irritado e inseguro de cómo manejarme.

Los ojos de Aiden se dilataron al mismo momento en que mis labios temblaron. ––Dijiste que sonaba como un padre––.

Lo tenía.

––También dijiste que ibas a tener que dejar tu hábito de crack cuando mencione las reglas––. Aiden sonrió.

Mis labios casi respondieron ante eso. Y no me gustó. Es hora de cambiar el tema. ––No quiero hablar de esto––.

Aiden se reclinó en la silla plegable de metal. La cosa tenía que ser incómodo. ––¿De qué quieres hablar, Alex?––

––¿Dónde ha estado Apolo? Ya que es mi gran-lo que sea, me siento poco querida––.

Se cruzó de brazos. ––Apollo no esta por aqui.––

Oh, desarrollo interesante. Mis pequeños y viejos oídos se agudizaron. ––¿Y por qué no?––

Su mirada era fuerte. ––Y ¿Realmente crees que voy a decírtelo cuando irás corriendo de vuelta para decirle a Seth?––

Puse mis pies descalzos en el frío suelo y me levanté. ––No voy a decir una palabra.––

Aiden me lanzó una mirada suave. ––Llámame loco, pero no te creo.––

Caminando hacia las barras, mantuve un ojo en su expresión. Mientras me acercaba, perdió el aspecto insípido. Su mandíbula se endurecid. Sus ojos se volvieron más agudos, sus labios se pusieron en una línea recta. Cuando toqué las barras, la llamarada de luz era débil. De alguna manera, sabía la diferencia entre cuando estaba tocando, y cuando yo estaba tratando de escapar. Cadenas inteligentes.

––¿Qué estás haciendo?–– Preguntó Aiden.

––Si me dejas ahora, te juro que tú y todos por los que te preocupas no serán tocados.––

Él no dijo nada durante un latido del corazón.

––Pero me preocupo por ti, Alex.––

Eché la cabeza hacia un lado. ––Pero voy a estar sana y salva.––

––No. Tú no vas a estar a salvo.–– La tristeza a sus ojos justo antes que sus gruesas pestañas se abatieran.

Mi estómago se revolvió ante el aviso. Recordando los trozos de información que había recogido bajo el Elixir, sabía que había algo más en lo que decía. ––¿Qué sabes tú, Aiden?––

––Si te vas de aquí y sigues  conectada a Seth... morirás.–– La última parte salió entrecortada.

Me eché a reír. ––Estás mintiendo. Nada puede hacerme daño––. ––Los mitos y leyendas, Alex.–– ¿Qué había pensado antes? Siempre había un control y equilibrio de clases. Esa fue la razón por la Apollyon había sido creado en el primer lugar. ––¿Qué sabes tú––

Sus pestañas se levantaron, revelando sus sorprendentes ojos plata. ––No importa. Todo lo que necesitas saber es que es la verdad––.

Abrí la boca, pero la cerré de golpe. Aiden estaba tratando de meterse bajo mi piel. Eso fue todo. Si Thanatos y su orden no habían encontrado el talón de aquiles de los Apollyons en todos sus intentos a través de los siglos, uno de pura sangre no habría tenido éxito. La Orden no tenía... o si la tenían?


 Pero ellos no cuentan. Seth y sus centinelas los habían borrado sistemáticamente fuera de la Tierra. Levanté la mirada y descubrí a Aiden mirándome. El impulso inexplicable por mantener mi lengua era difícil de negar.
––¿Puedo hacerte una pregunta?––

Me encogí de hombros. ––Si dijera que no, a pesar de ello preguntarías.––

––Es cierto.–– Había una sonrisa tensa. ––¿Cuando estabas con Lucian, antes de la reunión del Consejo?, Él le llevó a su casa en contra de tu voluntad, ¿no es así?––

––Sí––, dije lentamente, cada vez más incómoda.

––¿Cómo te hace sentir eso?––

Mis manos se apretaron en los barrotes. ––¿Qué eres? ¿Un psicólogo ahora?––

––Sólo responde la pregunta.––

Cerré los ojos y me apoyé en las barras. Podría mentir, pero en realidad no era un punto. ––Lo odiaba. Traté de matar a Lucian con un cuchillo de carne.–– Obviamente eso no había ido como estaba previsto. ––Pero no entendía entonces. Lo hago ahora. No tengo nada que temer––.

Silencio, y luego Aiden estaba justo en frente de mí, con la frente tocando la mía a través de los barrotes. Sus manos eran grandes por encima de las mías y cuando habló, su aliento era cálido. No me aparté, y no entendía por qué. Estar tan cerca de él no estaba bien en muchos niveles.

––Nada ha cambiado––, dijo en voz baja.

––Yo lo he hecho.––

––No lo has hecho––

Abrí los ojos. ––¿Alguna vez te aburrirás con esto? tienes que, con el tiempo.––

––Nunca–– Contestó.

––Porque no te rendirás conmigo, ¿no importa lo que te diga?––

––Exactamente––

––Eres muy terco.––

Los labios de Aiden formaron una media sonrisa. ––Yo solía decir lo mismo de ti.––

Mi ceño se frunció. ––¿Y tú ahora no puedes?––

––A veces no sé ni qué decir.–– Llegó a través de los barrotes y las puntas de sus dedos rozaron mi mejilla. Un momento después, puso toda su mano en mi mejilla. Me estremecí, pero él no quito la mano. ––Y hay momentos en los que dudo de todo lo que hago.––
Él inclinó la cabeza hacia atrás para que mis ojos se encontraran con los suyos. ––Pero no dudo ni por un segundo, que lo que estoy haciendo ahora, es lo correcto.––


Muchas réplicas salieron a la superficie, pero se desvaneció cuando una pequeña voz dentro de mí intervino. Yo daría todo por ti...

Un nudo se formó en la parte posterior de mi garganta. De repente, esta celda era demasiado pequeña. El sótano era demasiado apretado y la poca distancia entre Aiden y yo me ahogaba. Mi corazón revoloteaba rápidamente, busqué por el.

––No lo hagas––, susurró Aiden. ––Sé lo que vas a hacer. No lo hagas.––

Tiré hacia atrás, rompiendo el contacto entre nosotros. ––¿Cómo sabes lo que estoy haciendo?––

Su mano extendida, como si aún pudiera sentir mi mejilla. ––Solo lo se.––

La ira creció, alimentada por la frustración y una buena mezcla de lo que es el infierno. ––Bueno, ¿no eres verdad especial?––

Sacudiendo la cabeza, Aiden bajó la mano. Me vio pisar fuerte hacia el colchón y tumbarme.

Me fulminó con la mirada, deseando casi todas las cosas malas en lo que podía pensar. Y había cosas que yo sabía que podía decir que le harían daño, eso sería despojar  su control y lo descompusieran en pequeños pedazos. Cosas que Seth susurró y cosas que me había dicho que quería hacer. Podría atacar-oh sí, podría destruir a Aiden. Pero cuando abrí la boca, todas esas cosas destructivas, hirientes quedaron atascadas alrededor de un nudo en mi garganta.

Sentado aquí, no me sentía bien en mi piel, como si en realidad no fuera una parte de ella. Y la única vez que me sentí cómoda fue cuando me conecté a Seth. Sin él, quería arrojar esa piel o extraerla  hasta que empezara a sangrar.

Quería golpear algo.

Dibujé en una respiración profunda, me centré en la marca en el techo. Había dos lunas dibujadas, entrelazadas. Ya que muchos dioses estaban atados a la luna, yo no sabía lo que representaba o cómo tenía el poder para despojar a los míos.

––¿Qué es eso?––, Le pregunté, señalando el techo.

Una parte de mí no esperaba que Aiden respondiera, pero lo hizo. ––Es el símbolo de Phoebe.––

––¿Phoebe? Obviamente no te refiero a una  de Charmed2 ––.

Resopló.

Whoa, habían traído la artillería pesada. Me sentí especial como… miré a las marcas. Llevaban un tinte rojo azulado extraño para ellos. ––Por lo tanto, un titán...––

––Si––

––Y es la sangre de un Titán, ¿no?–– Incliné mi cabeza hacia Aiden.  ¿Importaría explicar cómo es posible que la sangre de un Titán este en este techo? ¿Los dioses del Olimpo mantiene tarros alrededor?––

Aiden soltó una risa seca. ––Cuando los olímpicos derrocaron a los Titanes, la mayoría fueron encarcelados en el Tartarus. Phoebe no era uno de ellos. Y tiene un cariño espacial por sus hijos––.

Falle destrozándome los sesos para recordar quien era ella , me encontré con las manos vacías. ––¿Quién?––

––Leto––, respondió. ––Quién a su vez dio a luz a Apolo y Artemisa.––

Me quejé. ––Por supuesto. ¿Por qué no? ¿Entonces Apolo pidió a su abuela por un poco de sangre? Grande. Pero no entiendo cómo funciona. Hice un gesto a mi alrededor. ––¿Cómo está reteniendo mis poderes?––

––La sangre de Titán es muy poderosa. Sabes que las dagas bañadas en la sangre de Titán pueden matar a un Apollyon.–– Cuando le envié una mirada duh, su sonrisa se estrecho. ––Mezclar eso con la sangre de su propio linaje, bueno, tiene la capacidad de evitar querer hacerse daño.––

––O hacerte daño a ti––, le espeté.

Aiden se encogió de hombros.

Cólera bombea a través de mi sangre como un veneno, y no había forma de expulsarlo, estaba seriamente a segundos de volverme loca. Estiré mis piernas, mis brazos. En mi cabeza, me imaginé a mí misma corriendo y pateando a Aiden en la espinilla.

Hubo un suspiro desde el otro lado de las barras.

A veces me preguntaba si tenía la capacidad de leer la mente.

––No me gusta esto––, Aiden admitió en voz tan baja que no estaba segura de que lo hubiera escuchado. Se volvió, dándome la espalda. ––No me gusta que Seth no ha hecho otra cosa que jugar contigo — mintiéndote— y tú confiando en él. No me gusta que esta conexión es más importante que todo lo demás que está pasando ahí afuera––.

Yo estaba a punto de discutir, pero Seth me había mentido. Probablemente había estado jugando conmigo desde el momento en que había descubierto que era el segundo Apollyon. No hay duda de que Lucian lo había hecho.

La inquietud se deslizó por mi espina dorsal, dejando escalofríos a su paso.

––No... no importa ahora––, dije.

Aiden se volvió hacia mí. ––¿Qué cosa?––

Conocí su mirada. ––Eso, Seth me mintió. No importa. Porque lo que quiere, yo lo quiero. Si yo—

––Cállate––, gruñó Aiden.

Sorprendida, parpadeé. No podía recordar un momento en que Aiden me hubiera dicho que me callara. Wow. Y eso no me gustaba por una multitud de razones.

Los ojos de Aiden brillaron una feroz mirada color plata. ––Tú no quieres lo que Seth quiere por que no hay nada tuyo en eso, es solo lo que el quiere––


Un choque me recorrió, robando cualquier respuesta que pudiera dar. No era yo. Éramos  sólo nosotros. Esa maldita pequeña voz dentro de mí rugió con furia, y luego se volcó alrededor.

No era yo.

 -------------------------------------------------------------

Hefesto1 : Dios del fuego y la forja, así como de los herreros, los artesanos, los metales y la metalurgia.
Charmed2: | Hechiceras:  serie de televisión  que narra el cambio en la vida de las tres hermanas Halliwell —Prue, Piper y Phoebe.

Si quieren seguir leyendo, no olviden registrarse:

http://dreamofglass.foroactivo.mx


Share this article :

+ comentarios + 3 comentarios

16 de julio de 2013, 09:31

Muchas gracias por traducir Apollyon!!! estaba deseando poder leerlo después de como te dejan con el final de Deity y de Elixir. Muchas gracias de nuevo y deseo que os vaya muy bien en próximos proyectos.

23 de julio de 2013, 19:39

Hola!!! De verdad muchas gracias por la traducción de Apollyon, solo una duda donde me puedo seguir leyendo los capítulos subsecuentes a este?, ya se que registrándome en el foro pero es que sinceramente no los encuentro.. espero que los vayan subiendo aunque sea de uno en uno para que podamos continuar con la lectura... Gracias... (=
P.D. Tenéis un blog increíble.. Gracias.. =)

23 de julio de 2013, 21:04

Muchas gracias, Me alegra que te guste.
en el foro hay un tema llamado LECTURAS ACTUALES y ahi etsan posteados los capitulos. Ya estan posteados los primeros 7.

Saludos !!!

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. Dream Of Glass - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger